Dos Amigos


Ellos se acompañan en medio de la tragedia y la incertidumbre. 

Pasan los días recordando lo que fueron, y lo que les queda.

Sonríen porque aún viven, aunque quizás no como les gustaría. 

Venden lo que consiguen, a escondidas de los que vigilan, y retando la poca seguridad que les queda. 

La necesidad los hizo amigos, si, la misma que los sorprendió con cara de perra, hoy les permite por lo menos algo de compañía. 

Trasmiten lástima a muchos, pero otros los ven como incansables luchadores y amantes de esa vida que tanto les ha robado. 

Amables atienden a sus clientes, y con una sonrisa los despiden, tranquilos y campantes, sabiendo que en cualquier momento la vida les puede cambiar, o la muerte se los puede llevar.



2 vistas

© 2018 Blog de Rocio Guerra Fundora / Desarrollado por Jasser